8 consejos antes de hacerse un tatuaje

Publicado por: The Frog & Co En: Cuidado personal masculino En: martes, mayo 10, 2016

Consejos para hacerse un tatuaje.

Ya se sabe que un tatuaje es como un diamante, para toda la vida. Por eso hay que pensarlo muy bien antes de dar el paso, y tener en cuenta ciertos consejos antes de hacerse un tatuaje para evitar arrepentimientos. Si estás pensando en hacerte tu primer tatuaje, echa un vistazo a estas recomendaciones, cortesía de THE FROG & Co.

  1. Qué me tatúo. Lo primero que se piensa es qué tatuarse: desde diseños abstractos a imágenes reales, pasando por toda clase de dibujos, las opciones son infinitas. También el tamaño es un factor clave. Lo importante es que elijas lo que elijas, tengas claro que te gusta a ti. No olvidemos que cada uno tiene su gusto y es muy difícil poner a todo el mundo de acuerdo. En cuanto al motivo del tatuaje, los hay cargados de significado emocional y otros que son simplemente estéticos. Ambas tipologías son igual de validas, pero en los dos casos lo importante es que tengas claro que el tattoo que elijes va con tu estilo a largo plazo… si eres adolescente, quizá te interese replantearte si estás siguiendo una moda o de verdad crees que has encontrado tu estilo ya que de los 16 a los 24 años, por norma general pasamos por distintas etapas en busca de nuestra identidad social.

  2. Dónde me lo tatúo. La otra gran pregunta: ¿dónde me tatúo? Para responderla es importante saber qué nos vamos a tatuar, y si lo queremos grande o pequeño. Por ejemplo si queremos tatuarnos algo grande lo lógico será hacerlo en una zona amplia para evitar pliegues que hagan deformarse el dibujo, la espalda o el pecho son buenas opciones. Hay que pensar que es algo que siempre va a estar ahí, por lo cual es fundamental elegir bien la zona, y así minimizamos el riesgo de cansarnos de verlo, por eso muchas personas deciden tatuarse en la espalda.

  3. Cuándo me tatúo. El tatuaje tiene muchas veces un componente de impulsividad, de ahora o nunca, de mañana es tarde. Cuidado con las decisiones a la ligera que luego nos pueden costar caras. Lo ideal es meditarlo bien antes de tomar la decisión. Si podemos esperar, lo suyo es hacerlo en invierno, cuando la piel está oculta, lejos de sol, mar y aire. Recordemos que el tatuaje es una herida que necesita cicatrizar, por lo que es bueno concederle las mejores condiciones para ello.

  4. Quién me tatúa. Intenta que te tatúe el/la mejor que encuentres, pide recomendaciones y estudia el portfolio de cada tatuador en busca del estilo que estás buscando para tu tatuaje, como en cualquier campo, encontrarás especialistas en distintos estilos. No escatimes en tu tatuaje; si no puedes pagar un buen artista mejor que te esperes, no vaya a ser que no quedes satisfecho con el resultado. Ten en cuenta que los buenos tatuadores suelen tener lista de espera, así que tendrás que reservar y armarte de paciencia hasta que llegue el ansiado día. Si tu tatuaje es pequeño y sencillo, quizá no haga falta que reserves cita con un tatuador top y puedas rentabilizar la inversión, eso si, cuida muy bien que sea un estudio de tatuaje con buenas referencias para evitar sustos.

  5. Puede doler. Efectivamente unas agujas inyectando tinta en tu piel duelen, y dependiendo de la zona pueden llegar a doler mucho. Tampoco hay que asustarse ya que se supone que el resultado compensará. Además, depende mucho del umbral de dolor de cada persona y su miedo específico a los pinchazos. Es cuestión de mentalizarse para pasar el rato y dejarse llevar por la ilusión. No se recomienda tomar nada para envalentonarse antes de ir (por ejemplo alcohol), ya que esto puede hacer que duela más. La intensidad del dolor también dependerá del sitio que escojas para tu tattoo.

  6. Cuida la herida. Las dos o tres semanas posteriores no podrás dejar de mirar tu nuevo tatuaje y quizá tardes un poco en acostumbrarte, en definitiva no deja de ser una novedad en tu cuerpo. Durante este tiempo el tatuaje requiere higiene y crema hidratante para ayudar a la cicatrización. Será casi inevitable que sientas algunas molestias, ya que la zona estará especialmente sensible.

  7. No pienses en que luego lo podrás quitar. Es verdad que hay técnicas con láser que hacen que desaparezca el dibujo, pero dejan cicatrices bastante llamativas. Por eso ten claro que a no ser que el tatuaje sea tan horrible que prefieras cicatrices, se va a quedar contigo forever.

  8. Piensa si lo haces porque está de moda. La moda de los tatuajes está pisando fuerte, es tendencia igual que las barbas, el tema es que una barba siempre nos la podremos quitar, por eso hacer una reflexión sensata sobre porqué queremos un tatuaje será básica para luego no arrepentirnos.

Después de tener todo esto en cuenta, solo te queda escoger tu tatuaje y concertar tu cita con uno de los muchos artistas que hay en nuestro país. Y es que las agujas no dejan de ser las herramientas de expresión creativa tanto para el tatuador como para la persona que decide tatuarse. Gran parte del estilo reside en la personalización, y... ¿qué hay más personal que un tattoo?

Tenerlo claro antes de hacerse un tatuaje.